[ resolución gráfica 1920 X 1080 ]

 



Velázquez - La Kabala y Las Meninas




Biblioteca del Museo del Prado



PRÓLOGO

 

        La historia y la ciencia son esenciales en el avance de la investigación de la obra de Velázquez, y esta colaboración, pues, ha permitido valorar mejor la comprensión de su excepcional legado artístico.

 

Y aunque de origen portugués, nunca se sabrá cuanto le afectó la impunidad que alentó al populacho, que enardecido con nuevas palabras del Arcediano de Écija, saqueó el día 6 de Junio del año 1391 la Judería de Sevilla.

 

En esta ciudad, y mismo día, nacería el maestro Velázquez 208 años después de este aciago incidente.

 

Es, pues, ésta, una de la razones que suscita un acercamiento diferente a Las Meninas, en donde Velázquez expresó con los pinceles la verdad de sus hondos sentimientos, y reivindicó, bajo el peso de su consciencia, el conocimiento secreto que la literatura esotérica llama de los misterios.

 

Este tratado de Arte es el fruto de un laborioso trabajo de investigación, donde se expone en ilustraciones necesarias el significado de pinceladas ignoradas que remiten al lector al desconocido alegato que propone esta pintura.

 

Y se entiende, pues, que Las Meninas han requerido de atención, paciencia y empeño del confirmado ánimo del promotor de esta investigación; que ha decidido sacar a la luz su obra Velázquez - La Kabala y Las Meninas, al abrigo del nombre de Diego Velázquez, y en el juicio de algunos, que, conteniéndose en los límites de su ignorancia, suelen condenar con más rigor y menos justicia los trabajos ajenos.



INTRODUCCIÓN

 

        Ha de haber una sólida razón que haga posible optimizar el uso de la Kabala en Las Meninas, y justifique, pues, el título de este libro.

 

Partimos de los siguientes propósitos:

Como consecuencia, estas tres pretensiones son el preámbulo de un algo más.

 

Si Velázquez está usando Kabala como medio de su expresión artística, entonces, el verdadero mensaje de Las Meninas sería dar a conocer un alegato a favor de esta portentosa sabiduría, que, como medicina, pretende, a través de su práctica, poner en marcha conexiones ocultas con determinadas correspondencias para lograr el mayor éxito posible en sus operaciones.

 

La Geometría sagrada, la magia operativa y la iconografía hebrea están presentes en la escena de este lienzo, y atesoran un auténtico poderío preparado para obtener un resultado extraordinario.

 

Sin duda, sólo queda preguntarnos:

 

¿La Infanta Margarita está siendo retratada en un ambiente mágico o religioso?

 

Velázquez expresa, con pincel, escuadra y compás, una protección tangible en conceptos y apariencias, y, con un único propósito, encamina todo su esfuerzo a la eficacia de su pintura.

 

Y es aquí donde se pone en juego la integridad del pintor; cuando ya ha conocido lo deslumbrante del mundo espiritual, y sentido, en carne viva, una culpa que mitigó el buen temple de su privilegiado talento.

 

El óleo de Las Meninas brotó de las manos de un hombre sabio, cuya voluntad quedó plasmada en pinceladas de luz de alta y baja frecuencia, y, en efectos aéreos, que esperaban ser descubiertos por una comunidad más liberal que la que solía acudir a diario al teatro de la época.





ENTRADA



Ignacio Benjumea Fantoni




 

La Reina Mariana

 

Aplicación del Pie Real

 

El Árbol de la Vida

El Escudo de Armas

La Escalera

La Perspectiva

La Pared del fondo

El Espejo

 

La Herencia

 

La Sagrada Simbología

 

La Astrología

Buena medición

La Paleta del pintor

Los Planos

La Divina Proporción

 

El color del Aire

 

La Puerta

 

Acotación

La Paz de los Pirineos

La Perspectiva de la Puerta

La Infanta Margarita

El Teorema de Pitágoras

 

Coordenadas

 

El Corazón

 

La Espiral

 

El Centro

 

El Bastidor


Todas las páginas de la Web



Site Map