[ resolución gráfica 1280 X 1024 ]

 


El escudo de Armas de Velázquez


        No quisiéramos pasar por alto lo que para un noble suponía el adorno más preciado:

 

Su escudo de Armas.

 

El escudo como símbolo representa la frontera entre la persona y el mundo circundante, pero en realidad entre la persona y el adversario, pues no se concibe esta divisa fuera de su contexto de defensa en el combate.

 

Fue entonces en la guerra, por su carácter totémico, donde se sitúa su origen.

En la edad Media, entre el siglo XI y XIII, se convirtió en blasón heráldico hereditario [1].

 

Un código preservado que asegura en su interior la permanencia y el prestigio de un linaje.


         El grabado del escudo de Velázquez queda recogido en el libro Nobleza del Andaluzia, impreso en Sevilla en 1588, de Gonzalo Argote de Molina.


Aquí analizaremos el escudo de Armas de Velázquez desde un punto de vista inusual:

 

        Como depósito secreto de honra de las antiguas y virtuosas generaciones pasadas.

 

Y viniendo al caso, también hemos rescatado, de un libro publicado en 1960 en el homenaje del tercer centenario de la muerte del maestro español, un dibujo a pluma de Lázaro Díez del Valle, amigo del pintor, que representa las armas parlantes, ciertamente, la imagen social y nobiliaria de un futuro Caballero de Santiago [2].


 

        Los Velázquez traen por Armas 13 Roelas azules en campo de plata, y por orla 8 Aspas de oro en campo rojo.


Armas de Velázquez según su amigo Lázaro Díez del Valle.


Comenta Miguel Morán Turina en el libro Vida de don Diego Velázquez de Silva sobre el escudo del apellido Velázquez:

 

   Tratando de ennoblecer el apellido de la madre, Lázaro Díez del Valle incluyó en su manuscrito un dibujo con las armas de los Velázquez, que había copiado del escudo de don Juan Velázquez Azevedo, con quien no tenía ningún parentesco (Lopéz-Rey, 1960, p. 5).



Armas de Velázquez

 

Portada del libro El Fenix de Minerva de Juan Velázquez de Azevedo. 1626.


Y nos preguntamos ahora:

 

¿Cómo pueden ayudar a dar sentido al arte liberal del pintor estas Aspas y Roelas?

 

Una Roela, según un diccionario de principio del siglo XVIII, es un pedazo de oro ó plata en bruto de la hechura de una cazuela; y un Roel es una pieza redonda en los quarteles de los escudos de armas.


  • Las 8 Aspas de oro, situadas en la bordadura o contorno rojo del escudo, equivaldrían a 8 letras Alef.

 

 

 


Tres distintas tipografías de la letra Alef

  • Las 13 Roelas azules equivaldrían a las esferas que hemos llamado Sefirot.

 

 

 

 

 

 

        Aunque a estas 13 Roelas, también, se las podría considerar como la conexión sefirótica entre el patriarca Jacob y las doce tribus de Israel.


Análisis geométrico del Escudo de Armas de Velázquez
[3].


 

Entendemos la nomenclatura de estos elementos gráficos y su ubicación geométrica en el emblema, pero lo que nos parece engañoso es la clara aproximación anatómica de estos adornos a los diferentes contenidos cabalísticos que hemos incorporado en Las Meninas.

 

El valor numérico de la letra madre Alef es la unidad, y al poder contabilizar 8 Aspas de oro ó 8 letras Alef, hablamos, pues, del número ocho, más el suplemento de su significado específico en el mundo que estamos analizando.

 

El pintor encubre su docta intención y se autorretrata sereno, dejando entrever que la cruceta de la Cruz del Habito de Santiago es el centro exacto de la Sefira número ocho:

 

La cruceta de la Cruz del Habito de Santiago se sitúa en el centro de la Sefira nº 8, El Honor.


  • La línea del horizonte de esta pintura atraviesa la cruceta de la Cruz de Santiago sobre el corazón del artista.

  • Un único punto mediador entre una inspirada Geometría y una armónica Astrología en el 0º de Acuario.

  • La identidad consumada de un pintor que desde su corazón consolidó la base del Pilar izquierdo o de la Severidad de Árbol Sagrado.

  • La posición del centro de la Sefira número ocho del árbol cabalístico; coordenada [-24, -12].

  • Dado nombre; en hebreo Hod, y en castellano Honor, Majestad, Alabanza o Confisión.

  • La localización específica desde donde el cabalista crea, interpreta y manifiesta su fe absoluta en lo que quiere alcanzar en el plano material.

  • El atributo del lugar del anhelado sueño de la ambicionada nobleza aun no hecha realidad.


La Sefira nº 8, Hod, ampara todo arquetipo mercurial, y la razón intelectual del operador de Magia.

 

En definitiva; varias maneras de dar nombre a las atesoradas excelencias de la posición de la Cruz de Santiago.

 

La concreta posición de Diego Velázquez, respecto al Árbol Sagrado que hemos incorporado en el óleo de Las Meninas, le asegura dueño y señor de lo más intimo de su alma; el que sabe saca una clara conclusión; y la enseñanza apunta a que la Cruz fue urdidamente deseada, y con astucia bien planificada.


        El Rey Don Felipe Quarto el Grande, por ſus Decretos en Conſultas del Conſejo del Capitulo General de eſta Orden, deſpachadas en cinco de Octubre de mil ſeiſcientos y cinquenta y dos, y en ſeis de Agosto mil ſeiſcientos y cinquenta y tres, concediò à la Orden, que en las Congregaciones del Eſtado Ecleſiaſtico, que ſe hacen por mandado de ſu Mageſtad, y de los Sumos Pontifices, aſsi para el Subſidio, y Eſcuſado, como para otras conceſsiones, aſsiſta un Cavallero, ò Comendador, y un Religioſo Prevendado de la miſma Orden, con voz, y voto, como los demàs Prevendados de las Igleſias: y que eſtando junto el Conſejo del Capitulo, en la ocaſion de las convocatorias, le consulte ſugetos, para que ſu Majeſtad ſeñale las perſonas que le pareciere ; y no eſtando junto el Capitulo, ſe haga eſta Conſulta por el Conſejo de las Ordenes.

REGLA Y ESTABLECIMIENTOS NUEVOS DE LA ORDEN, Y CAVALLERIA DEL GLORIOSO APOSTOL SANTIAGO.

 

Capitulo General que ſe celebrò en eſta Corte el año de mil y ſeiſcientos y cinquenta y dos, y ſe feneciò en el de ſeiſcientos y cinquenta y tres.

 

Por el Licenciado Don Francisco Ruiz de Vergara Alava, Cavallero de el Orden de Santiago, y Conſejero en el Real, y Supremo Conſejo de las Ordenes Militares.


Tal vez ahora nos convenga ponernos al mismo nivel del pintor, y no oponernos por más tiempo a su doble engaño y a la largueza del rey Felipe IV:

        Por quanto yo hice merced a Don Diego de Silva Velázquez del ávito de la orden de Santiago, y por las informaciones que se an hecho de su calidad en conformidad de lo dispuesto en los establecimientos de la misma orden, se ha averiguado no ser el susodicho noble por línea paterna y materna, y su Santidad ha dispensado para que, sin embargo deste deffecto, pueda recivir el ávito, y porque sería de grande incombiniente que quien le tuviese fuese en ningún tiempo dado por pechero, para escusarle, por esta mi cédula, como Rey y señor natural que no reconozco subperior en lo temporal, de mi propio motuo, cierta ciencia y poderío real y absoluto, hago hidalgo al dicho Don Diego de Silva, tan solamente por la causa referida, y como tal mando goce y le sean guardadas las preheminencias, exsempciones y livertades de que los demás hijos. dalgo suele y deven goçar.

 

        De Madrid a veinte y ocho de noviembre de mil seiscientos y cincuenta y nueve.



        - Yo El Rey.


Estos testimonios verifican la oportunidad bien trabajada ante la adversidad, y, a la postre, un reconocido ascenso social.

 

Ocho Aspas más trece Roelas hacen un total de veintiún elementos, parece que visto de esta manera todavía falta un elemento para un total de veintidós, tantas como letras tiene el alefato hebraico, y, ahora, tal vez se puedan preguntar algo intrigados en donde se halla la letra que se omite.

 

Hay dos soluciones posibles y una conclusión:

        La puerta semiabierta de Las Meninas se compone de veintidós cuarterones castellanos, equivalentes a las veintidós letras hebreas, pero descubriendo entre todos ellos a cinco pares de cuarterones trazados con la característica exclusiva de letra Bet hebrea [5].


 

בראשׁית ברא

 

Las dos primeras palabras del relato bíblico de la creación:

Berashit bara ...

        Estas dos letras Bet hacen alusión al misterio de la Creación cuya viva doctrina se desarrolla en el Sefer Yetzirah.

 

 

 

 

Estudio tipográfico


Berashit bara: En el principio creó, con estas palabras comienza la Torah de Moisés para anunciar la creación del mundo.

 

La letra Bet es la letra inicial de la palabra Casa, que hace alusión a la Casa de Dios, y pertenece al grupo de las siete letras hebreas dobles, letras que tienen doble pronunciación, y se relacionan con el simbolismo de los contrarios en el universo.

 

Comenta Saavedra Fajardo, en su obra póstuma República literaria, año 1655, que en la escuela de Platón no se podía entrar sin la Geometría [6].

 

Ahora, y esperamos que lo hemos dejado muy claro, no es la Geometría la que necesitamos para atravesar el umbral de la Puerta de 22 cuarterones de Las Meninas. Un juicio, el nuestro atrevido, pero hablamos de otras épocas en donde lo más íntimo y  esencial se guardaba delante de los ojos de los demás por si acaso [7].




La menina Sarmiento


        Estas deducciones visuales nos llevan a rastrear en el escudo de Armas de los Sarmientos, y que, igual que en el caso del
apellido Velázquez, traen por Armas el número 13, y, en última instancia, justifican la presencia de la menina María Agustina Sarmiento en esta sacra ceremonia.


 

Escudo de Armas de los Sarmientos

 

En campo de gules, trece bezantes de oro colocados de tres en tres y uno de non.

 

        Los bezantes provienen de los bezantinos o antiguas monedas de oro de Bizancio, por lo que se cree que se tomaron por armas durante las cruzadas, es decir; es un signo que alude a la conquista de los Santos Lugares.


        García Fernandez de Villamayor, ſeñor de eſta caſa, hijo quarto de don Fernando García de Villamayor, ſe criò en caſa del Rey don Sancho el Quarto, el qual viéndole tan gallardo, y animoso, dixo:

 

Buen Sarmiento ſe cria aquí contra los Moros.

 

Deſde entonces, dizen, le començaron a llamar Sarmiento, apellido que ſe ha quedado á sus deſcendientes [8].

 

La menina María Agustina Sarmiento era hija de Don Diego Sarmiento de Sotomayor, Conde de Salvatierra y Capitán General de la Artillería de España, y de Doña Juana Isasi Ladrón de Guevara, Condesa de Pie de Concha. Se casó en 1659 con Don Juan Domingo Ramírez de Arellano, Conde de Aguilar. Muerto éste en 1668, se vuelve a casar con Don Diego Felipe Zapata, Conde de Barajas, de quien también enviudó.

 

        La atención principal de Las Meninas es para la Infanta Margarita, sin ella no hay argumento que convenga los parabienes que el pintor pone en escena.

 

Aclararemos el resumen de la idea; vemos que es precisamente esta menina la que ofrece a la Infanta Margarita, en una salvilla de plata, una jarrita de arcilla roja; por tanto es ella la que pone en juego la idea fundamental:

 

 La jura de la Infanta [9].

 

Cuyo aval estaba preservado dentro de la simbología de los 10 Sefirot.


 

Cuatro puntos calientes alrededor de la cabeza de la menina Sarmiento:

  • La Cruz de Santiago - Hod - El Honor

  • El Espejo - Yesod - El Fundamento

  • La jarrita roja - Malkhut - El Reino

  • El Escudo plateado en la falda de esta menina


La menina Sarmiento, hallándose la más cercana a la pequeña Infanta, asume una notoria responsabilidad de lo que se dé o brinde a la futura heredera por encargo de su majestad el rey.

 

Sorprende que en la falda de la menina Sarmiento se observe uno de los detalles más clandestino de esta gran pintura, ni siquiera lo hemos oído mencionar, se trata del Sello de Salomón, llamado el Hexagrama.



Nombres más conocidos de esta forma hexagonal:

  • Maguen David = Escudo de David.

  • Tzion = Sión.

  • Hexagrama o estrella de seis puntas.

  • Sello de Salomón.

  • Estrella de David.

 


En la falda está pintado un escudo hexagonal y una letra Bet;
ב.


Muchos nombres y apellidos para ensalzar una imagen genuina de la herencia mágica primitiva del patrimonio de la humanidad, y, simultáneamente, revelarnos el desarrollo de la Matemática y Geometría por parte de los griegos y sus sucesores en toda la cuenca mediterránea.


 
Estudio de las 23 intersecciones en el Hexagrama.
 
En esta ilustración contemplamos las 22 letras hebreas, y en el centro el planeta o elemento Tierra:
 
Malkhut, el Reino.
 
La jarrita roja de arcilla de Tonalá también queda representada por el Malkhut.
 
Podemos decir, sin dudarlo, que el Sello de Salomón o Hexagrama es un verdadero microcosmo que esconde en su interior la idea completa de la creación divina.


Las Meninas nunca se pudieron explicar porque eran inexplicables, y sólo, quizás, trajo un gramo de verdad Luca Giordano, para su correcta explicación, cuando opinó, delante del rey Carlos II, El Hechizado, que este cuadro era, ni más ni menos, La Teología de la Pintura.

 

Y de Teología Sagrada, al fin y al cabo, trata Las Meninas.



 

Los vectores diagonales equivalen a raíz cuadrada de 5.

 

 

         La raíz cuadrada de 5 aparece en la fórmula del número áureo, y es geométricamente la hipotenusa de un triángulo rectángulo cuyos catetos miden 1 y 2 respectivamente.


Plano final del Árbol Sagrado de la Vida de Las Meninas




Los gestos hebreos de Velázquez


       
¿Quién podría olvidar uno de sus lienzos más emocionante? ; el Cristo en la cruz.

En este caso su mano dejó la huella del elegante uso caligráfico de letras hebreas, y esto a nadie le llama la atención, sino a los propios hebreos que, con algo de esfuerzo, leen lo que Velázquez dejó ahí dicho.

La inscripción a la que nos referimos está redactada en tres idiomas; latín, griego y hebreo, y, siguiendo la costumbre de cómo se anunciaba la causa de la condena de los reos, fue mandada colgar por orden del gobernador Poncio Pilato.

Su contenido se describe en el Evangelio de Juan:

 

        19:19 - Y escribió también Pilato un título, que puso encima de la cruz. Y el escrito era: JESÚS NAZARENO REY DE LOS JUDÍOS.

 

        19:20 - Y muchos de los judíos leyeron este título, porque el lugar donde estaba crucificado Jesús era cerca de la ciudad. Y estaba escrito en hebreo, en griego, y en latín.

 

A causa de la especial puntuación fonética del idioma hebreo, y del sentido literal de la frase pintada y escrita en esta pintura, lo que se consigna en la cartela de este idioma difiere notablemente de los otros dos restantes [10], del latín y del griego, para universalizar a tan importante personaje, o quizás profeta, que fue Cristo.


Melekh - Rey

 

 

La palabra hebrea Rey no se escribe en la cartela.

 

En latín, como observamos en la siguiente imagen, se lee fácilmente:

 

IESVS NAZARÆNVS REX IVDÆORVM

 

 

 Cartela del Cristo de Velázquez año 1632



En este caso leeríamos: Jesús nazareno nacido de los judíos, y no rey, implícitamente, de los judíos.


El acrónimo I. N. R. I. fue utilizado desde el siglo XIII, y, por si fuera relevante, en el año 1457 nació María de Borgoña, emperatriz de Alemania, madre de Felipe el Hermoso, rey y tatarabuelo de Felipe IV.

 

El concepto pictórico de Velázquez se le podría comparar a la interpretación simbólica de la naturaleza concebida con un simple pincel, y esclarecida, más tarde, como un inmenso acertijo.

 

Él, como heredero de una de las culturas hispánicas más antigua, tiene un fundamento estético distinto, y más profundo que las volubles invenciones y ardides del barroco europeo.



Letras hebreas sobre la superficie de Las Meninas.


Es por eso, que cuando el espectador descubre los caracteres de la escritura hebraica en ciertos lienzos de Diego Velázquez, su alma revive el sentido oculto que bajo ellas se conserva.

Y desde este paradigma, lo que subyace en este lienzo es la propuesta de lo inimaginable; huellas latentes de elementos místicos concebidos para hacer pensar.

 

El Santo, bendito sea, ante esta firme determinación velazqueña.




La prueba de fuego


       
Una vez diseccionados ciertos aspectos verdaderos y ocultos del pintor, nos quedaríamos aún más satisfechos si comparásemos dos dibujo originales, y de desigual formato, que tenemos preparados en la mesa de operaciones:

Como veremos; en la siguiente ilustración los hemos ajustado y afrontado uno encima del otro como una sola unidad.


 

 

Análisis

El escudo de Armas

Árbol de la Vida

Tamaño de partida

20 X 10 milímetros

2,314666666 X 1,24 metros

Incremento del área del símbolo a comparar

14.350,933333 veces

área a comparar

Tamaño en la superposición

100 X 50 unidades

100 X 48 unidades

Diámetro de las esferas en la superposición

9,375 unidades

12 unidades

 

 

Comparación proporcional


13 Roelas azules y 10 Sefirot + Dahat superpuestos en el espacio aéreo de Las Meninas


Sin hacer ningún tipo de trampa maliciosa, y con un ajuste de micras, estos dos dibujos de esferas tienen que ver matemáticamente, el uno con el otro, bastante.

 

En honor a la verdad habría que remarcar:

Manteniendo la misma altura de proyección para sendos gráficos obtenemos la siguiente valoración:

¿Qué test se preguntarán? ; estas Roelas son del gremio de la Kabala y pasan el test de los cuatro niveles.




Los cuatro niveles del Árbol Sagrado


       
Y es en este punto donde se abre otra perspectiva a aquello que constituye la conexión con otros señoríos, dijéramos que divinos; muy difíciles de valorar en su justa medida.


  • Nivel primero, Emanación; todo aquello que apreciamos como techo de la habitación.

  • Nivel segundo, Creación; hasta la arista superior de la pared del fondo.

  • Nivel tercero, Formación; hasta la horizontal que pasa por el punto medio de la pared del fondo.

  • Nivel cuarto, Acción; todo el suelo, hasta la arista inferior de la pared del fondo.


Los cuatro niveles del Árbol Sagrado


La altura del Pilar Central o del Equilibrio del Árbol Sagrado de Las Meninas mide 100 unidades; que equivale a 100 unidades / 1,125 pulgadas por unidad, que es igual a 88,888888888... pulgadas castellanas.

 

El número 8 representa el símbolo del equilibrio entre dos fuerzas antagónicas:

 

La verticalidad formal del eterno movimiento cósmico; base de la regeneración y del infinito.

 

Velázquez, como pintor cabalista, ha de exponer, en cuatro diferentes niveles, la idea de su inspiración en su trabajo artístico.

 

En Isaías, 43:7, se hallan las palabras que evocan los cuatro mundos de la Kabala:

 

A todos los que llevan el Nombre de los míos, que para mi Gloria he creado, formado y hecho.

 

כל הנקרא בשׁמי ולכבודי בראתיו יצרתיו אף־עשׂיתיו׃

 

Isaías, 43:7

 

Nombrar, crear, formar y hacer.


Emanación - Creación - Formación - Acción.

 


Se puede apreciar este tipo de división cuaternaria, además, en la disposición de los cuatro travesaños horizontales del Gran Bastidor que cierran a nuestra izquierda al lienzo de Las Meninas.

 

         El escudo de Armas de Velázquez es, por tanto, una divisa incrustada en otra idea dotada de un gran valor simbólico que nunca dejó de acompañar a su propietario [11].













notas a pie de página







1 - Emblemas - Lecturas de la imagen simbólica. Fernando R. de la Flor. Alianza Editorial. Madrid, 1995.


2 - Página 341 - Velázquez. Homenaje en el centenario de su muerte. Instituto Diego Velázquez. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, 1960.


3 - Normalmente el escudo se dibuja en proporción de cinco partes para la anchura y de seis para la altura, en nuestro caso, y de acuerdo con el dibujo de Lázaro Díez del Valle, la proporción es de cinco a siete.


4 - Velázquez. Homenaje en el centenario de su muerte, op. cit., página 293.


5 - El hecho de poder contabilizar 22 cuarterones en esta puerta de madera nos pone en aviso; la Torah del patriarca Moisés está escrita con 22 letras hebreas cuadradas.

Estaríamos observando, pues, el símbolo de la Torah visible, es decir; la que fue heredada escrita.

La otra puerta invisible, porque está totalmente abatida, representaría a la Torah oculta, es decir; aquella que fue transmitida por la tradición oralmente y no fue escrita.

La puerta se hace acreedora de ser portadora de una cuestión inseparable al tema que tratamos:

 

Los 22 cuarterones castellanos representan a las 22 letras cuadradas que Moisés utilizó para escribir el Pentateuco, llamado también la Torah.

 

Refiriéndose a las palabras que Jehová dirigió a Israel para la observación de la Ley, leemos:

 

Escríbelas en los postes de tu casa y en tus puertas.

 

וכתבתם על־מזזות ביתך ובשׁעריך׃

 

Deuteronomio 6-9

 

Velázquez, como hombre de la Kabala, renovó históricamente a sus generaciones pasadas y futuras, para reconciliarse con los que le precedieron y le transmitieron la vida.

El pintor filósofo español, al concebir su cuadro de Las Meninas, tuvo que indagar y estudiar el modo de reparar el presente, entendido desde el pasado.

 

Berashit bara ... En el principio creó ...]. Con estas palabras se inicia la Torah, para anunciar la creación del mundo.



Dos cuarterones - Dos letras Bet


Las dos primeras palabras del Génesis comienzan por la segunda letra, la Bet hebrea. Simbolizan la unión perfecta de la cosa creada con Dios, en base a dos principios fundamentales; lo masculino y lo femenino, en donde el espíritu de Dios transforma en expresión continua la vida y la muerte, en la inmensidad del infinito.


6 - En la época de Velázquez la disciplina de la Geometría era una de las siete artes liberales:

 

Notad qué arrogante está la geometría, porque sin ella no se podía entrar en la escuela de Platón, (...)

 

 Página 91, Diego Saavedra Fajardo, República literaria. Ediciones Orbis S.A. José Berrio Jiménez. Barcelona, 1983.


7 - La puerta de cuarterones castellana fue objeto de culto especialmente durante el Renacimiento español; en el Escorial con cerca de 1200 unidades a finales del siglo XVI, y su presencia en cuadros de pintores españoles del Siglo de Oro, tal y como la pinta Velázquez en Las Meninas, Zurbarán, etc., indica que se trata de un elemento decorativo de moda.

Es por tanto en origen una puerta noble y casi de lujo, aunque más tarde cambiaran sus connotaciones.

Con el Barroco los peinazos se complican, pasando de simples tramas rectangulares a complejos ensambles de lacería, de influencia árabe.

La puerta apeinazada se llamará con el tiempo puerta castellana, denominación acuñada desde muy antiguo para diferenciarla de la puerta entablada o tablerada, más barata y de menos categoría, tal como consta en diferentes contratos de carpintería de la época.

La puerta castellana es una puerta que exige mucha maestría y alto conocimiento de la Geometría para resolver la profusión de complicados ensambles entre sus partes.

El trabajo de cuarterones y el lazo de cola de milano tiene para algunos estudiosos reminiscencias de la carpintería egipcia y romana transmitida a través de los árabes.


8 - Página 90 / Ricos-Homes - Lib. III. Capitulo IV. - Orígen de las Dignidades Seglares de Castilla y Leon. Con vn Reſumen al fin de las mercedes que ſu Majeſtad ha hecho de Marqueſes, y Condes, deſde el año de 1621 haſta fin del de 1656. Para el Príncipe de España Don Filipe nueſtro señor. Por el doctor Salazar de Mendoza. Madrid - Año M.DC.LVII.


 

9 - Origen de la primera princesa de Asturias:


 

      Una de las coſas mas notables para nueſtro aſſunto era, que el dicho Infante D. Henrique, y ſu eſpoſa Doña Catalina fueſſen jurados Principes de Aſturias, cuyo origen provino de eſte lance, originado de la practica uſada en Inglaterra, de que al primogenito heredero intitulaban Principe de Gales. Eſto ſe practicó en Inglaterra deſde el caſamiento de Eduardo (hijo del Rey Henrique III.) con nueſtra Infanta Doña Leonor; (hija de S. Fernando) y ahora por una reciproca correſpondencia entró el titulo de Principe en Eſpaña, caſando nueſtro heredero con Ingleſa. Fue pues la primera vez que en Eſpaña ſe oyó titulo de Principe y Princeſa, contrahido al heredero de los Reynos, en el Infante D. Henrique III. y ſu eſpoſa Doña Catalina, con el adito de Aſturias.


Referencia a la primera Princesa de Asturias.

Catalina de Alencastre fallecida en 1418.


 

Página 696 - Tomo II - MEMORIAS DE LAS REYNAS CATHOLICAS - Historia Genealogica de la Casa Real DE CASTILLA, Y DE LEÓN.

P. Mro. Fr. Henrique Florez, del Orden de S. Agustin. Madrid - MDCCLXI.


 

10 - Hemos hecho lo posible para sacar adelante una experiencia altamente crucial en la vida del pintor.

Nos imaginamos, que Velázquez, a la hora de realizar los preparativos del Cristo de San Placido, se enfrentó con demasiadas incógnitas a la vez.

Aparte de lo que ocurriese en el convento de San Plácido, y es verdad que este convento fue el lugar de los alumbrados de la Corte, Marcelino Menéndez y Pelayo escribe:

 

         Aunque ya había registrado la Inquisición las herejías de los alumbrados en sus edictos de gracia y delaciones de 1568 y 1574, creyó conveniente el cardenal D. Andrés Pacheco, inquisidor general, atajar los progresos de aquella vil herejía con un nuevo y especial edicto, que lleva la fecha de 9 de mayo de 1623, y va dirigido especialmente a los fieles del arzobispado de Sevilla y obispado de Cádiz, mandándoles denunciar las Juntas y con ventículos secretos de los alumbrados, dexados o perfectos, y haciendo catálogo de los setenta y seis errores en que más frecuentemente incurrían.

 

A Velázquez le pilla una nueva tormenta mística en el convento de San Plácido de Madrid recién llegado de Italia, y, cuando vuelve, pinta el Cristo para olvidar esta última herejía.



Detalle del Cristo de San Plácido 


La anatomía estudiada en Italia con la libertad necesaria no era obstáculo, pero su preparación artística, y por el hecho de ser diferente a los demás de su generación, merecía un gesto tan intelectual como piadoso.

El significado y mensaje de la Cartela de madera nunca lo hemos podido entender adecuadamente; quizás sea ya hora de poner los acentos a esta frase velazqueña en su justo significado.

Hemos traducido, lo que se halla escrito en hebreo como Jesús nazareno nacido de los judíos.

Las palabras nacido tienen una lectura afín con la procedencia de Jesucristo; ya sabíamos, por otro lado, que él era judío.

Velázquez aclara su procedencia, e ignora el santo y seña de la época, la palabra Rey en hebreo, en relación con los otros dos idiomas restantes de la Cartela.

 

Además detectamos otros cambio ortográfico:


11 - Nada seguro ni concreto sabemos de los antepasados de Velázquez. Como indica el resultado de las pruebas de nobleza, no pudo justificar su ascendencia más allá de los abuelos. Para remontarse hacia atrás hay que seguir la pista a su apellido, y ninguno había más sonoro y altivo para unos oídos españoles. Se decía que quien llevara este nombre, si no quería que se convirtiese en mote, debía tratar de destacar por encima de la media. Esta sería su dicha; la desdicha vendría si este distinguido nombre hubiera inoculado en su poseedor esa sobrevaloración propia de las castas, que un hombre que aspira a alcanzar cierta categoría en el mundo del espíritu debería tener un poco.

 

Página 122, Velázquez y su siglo, Carl Justi, Ediciones ISTMO, S.A., 1999.

 

    Según los estudiosos, el apellido Velázquez tiene un origen patronímico, o sea, que se originó a partir de un nombre.

Según señala Piferrer, conocido genealogista, resulta que Blasco, Blascone, Velasco, Velascuto, Belascón, Valescon y los patronímicos Blázquez, Belázquez y Velázquez son todos derivados del primitivo Blas, y tuvieron el mismo significado. Pero con el transcurso de los siglos, cada uno de ellos ha venido a ser apellido propio de un linaje particular, siendo así que desde hace quinientos años, o acaso más, Velasco ya es distinto de Velázquez, y éste de Blázquez.

El linaje de los Velázquez es muy antiguo y ha producido tantas ramas que, para distinguirse unas de las otras, ha sido indispensable unir al patronímico Velázquez a otros apellidos, resultando así los Velázquez de Figueroa, Velázquez de Cuellar, Velázquez de León, Velázquez del Puerto, etc...

Como origen se asegura que este linaje es de Castilla, concretamente de la villa de Cuellar donde surgió en tiempos muy antiguos un solar de este linaje. Con el tiempo, se fue extendiendo por toda España, en especial por Andalucía, y así lo cita Méndez Silva en su Catálogo Real y Genealógico; Ocariz en  Genealogías y Argote de Molina informa que el apellido Velázquez cuenta en su linaje con el Marqués de Campo-Ameno, Caballero de la Real Maestranza de Sevilla.

Otro de este apellido fue el conquistador Diego Velázquez, nacido en Cuellar, que pasó a América en el segundo viaje de Cristóbal Colón y al que fue encomendada la conquista de la isla de Cuba. Ayudado por su lugarteniente Narváez, fundó diversas poblaciones, entre ellas Santiago de Cuba, así como San Cristóbal de La Habana. Así, cabe señalar, como aspecto remarcable, que el apellido estuvo presente en diversos países de América Latina desde los primeros años de la conquista. La existencia, en aquellos lugares, de topónimos llamados Velázquez demuestra la implantación del apellido desde los primeros años.

Las armas principales del apellido, según detalla Fernando González-Doria, son:

 

Escudo de plata con trece roeles de azur; bordura de gules con ocho aspas de oro.

 

En la página 783 del Diccionario heráldico y nobiliario de los reinos de España estas armas se encuentran descritas.

 

Al no tratarse de un apellido toponímico, sin embargo; encontramos un topónimo que es el lugar de Velázquez, en la población de Granadilla de Abona, Santa Cruz de Tenerife.

El apellido Velázquez es muy abundante en la geografía española, aunque es más frecuente en la región de donde procede. Sin embargo, está extendido por la mayoría de Comunidades Autónomas. Cabe destacar que el apellido enraizó desde lejanos tiempos en tierras de América Latina, y en la actualidad se encuentra ampliamente representado en el Nuevo Continente.

 

El Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón y Grecia, desciende de padres a hijos del Rey Felipe IV, y por vía materna del pintor Diego Velázquez.

La descendencia de Felipe IV es bien conocida, y la de Velázquez es la que se recoge en esta lista.

  1. FRANCISCA, hija de Velázquez y de su esposa Juana Pacheco. Apadrinada por el Rey Felipe IV, casó en 1643 con Juan Bautista Martínez del Mazo, pintor también, discípulo y ayudante de su suegro, que alcanzó la dignidad de maestro y pintor de cámara del heredero de la Corona, el malogrado príncipe Baltasar Carlos.

  2. MARÍA TERESA MARTÍNEZ DEL MAZO, hija de los anteriores. Nacida probablemente en 1648. Contrajo matrimonio en 1666 con el hidalgo don Pedro Casado y Acevedo.

  3. ISIDRO CASADO, hijo de los anteriores. Nacido en 1667. Fallecido en 1739. Creado vizconde de Alcázar y marqués de Monteleón en 1701. Diplomático, representó a España en las negociaciones de Utrecht. Casó en 1698 con doña María Francisca de Velasco.

  4. ANTONIO CASADO, hijo de los anteriores. Nacido en 1703. Muerto en 1740.Marqués de Monteleón, embajador del Rey de España. Contrajo matrimonio en 1721 con Enriqueta Margarita Huguetau.

  5. ENRIQUETA SUSANA CASADO, hija de los anteriores. Nacida en 1725 en la Embajada española en La Haya. Fallecida en 1761. Contrajo matrimonio en 1746 con el conde Enrique de Reuss-Köstritz, señor de Reichenfels.

  6. FEDERICA LUISA DE REUSS-KOSTRITZ, hija de los anteriores. Nació en 1748. Murió en 1798. Se casó en 1767 con Juan Christian, conde de Solms-Baruth.

  7. AMELIA DE SOLMS-BARUTH, hija de los anteriores. Nacida en 1768. Fallecida en 1847. Se casó en 1789 con el príncipe Carlos Luis de Hohenlohe-Langenburg.

  8. ERNESTO CHRISTIAN CARLOS, PRÍNCIPE DE HOHENLOHE-LANGENBURG, hijo de los anteriores. Nació en 1794. Murió en 1860. Se casó en 1828 con la princesa Feodora de Leiningen, hermanastra de la Reina Victoria I de Inglaterra.

  9. ADELAIDA VICTORIA, PRINCESA DE HOHENLOHE-LANGENBURG, hija de los anteriores. Nacida en 1835. Fallecida en 1900. Contrajo matrimonio en 1856 con el príncipe Federico Christian, duque de Schleswig-Holstein-Sonderburgo-Augustenburgo, uno de los linajes más antiguos del mundo.

  10. AUGUSTA VICTORIA, PRINCESA DE SCHLESWIG-HOLSTEIN, hija de los anteriores. Nacida en 1858. Muerta en 1921. Casada en 1881 con el que algunos años más tarde sería S. M. Guillermo II, Emperador alemán y Rey de Prusia.

  11. VICTORIA LUISA, PRINCESA IMPERIAL DE ALEMANIA Y PRINCESA REAL DE PRUSIA, hija de los anteriores. Nacida en 1892. Contrajo matrimonio en 1913 con S. A. R. el príncipe Ernesto Augusto, duque reinante en Brunswick y Luneburgo, jefe de la Casa Real de Hannover.

  12. FEDERICA, PRINCESA REAL DE HANNOVER, hija de los anteriores. Nacida en 1917. Contrajo matrimonio en 1938 con el futuro Rey Pablo I de los helenos.

  13. SOFÍA, REINA DE ESPAÑA, hija de los anteriores. Nacida en 1938. Casada en 1962 con Don Juan Carlos I de España.

  14. FELIPE DE BORBÓN Y GRECIA, PRÍNCIPE DE ASTURIAS, hijo de los anteriores. Nacido en 1968. Descendiente directo de los Reyes españoles y continuador de la Casa Real. Nieto en decimotercero grado de Velázquez.




 

La Reina Mariana

 

Aplicación del Pie Real

 

El Árbol de la Vida

El Escudo de Armas

La Escalera

La Perspectiva

La Pared del fondo

El Espejo

 

La Herencia

 

La Sagrada Simbología

 

La Astrología

Buena medición

La Paleta del pintor

Los Planos

La Divina Proporción

 

El color del Aire

 

La Puerta

 

Acotación

La Paz de los Pirineos

La Perspectiva de la Puerta

La Infanta Margarita

El Teorema de Pitágoras

 

Coordenadas

 

El Corazón

 

La Espiral

 

El Centro

 

El Bastidor


Todas las páginas de la Web



Site Map


 



 



 

 


a página principal